Presentación Palaciega

Bodega Piccolo Banfi lanzó oficialmente las nuevas añadas de CONCLAVE en los modernos salones del Palacio Raggio, espacio cool en el corazón de San Telmo.

Fue una noche intensa, de esas que quedan para siempre en el recuerdo. ¿Qué pasó? La bodega familiar mendocina Piccolo Banfi presentó en sociedad sus más recientes añadas de CONCLAVE, etiqueta que rinde homenaje al Papa Francisco. ¿Dónde? En el Palacio Raggio, tradicional e imponente edificio del Casco Histórico Porteño totalmente reciclado y devenido en mega espacio al mejor estilo neoyorkino. ¿Quién? La organización estuvo a cargo de Cristian Saig, Director del emprendimiento Veinticinco Barricas, que, a todo trapo, apostó por un encuentro que convocó a más de 50 personas, ávidas por degustar vinos de alta gama.

La cata, guiada, la realizó Mariano Fresco, periodista, sommelier y embajador de marca de la bodega de Agrelo, que lleva el sello del Grupo Eno.Rolland. Con la presencia de Diego Banfi, Director del proyecto, la noche comenzó con el fresco, ágil y frutado SAUVIGNON BLANC 2015, que no tiene paso por barricas. Fue una manera de descontracturar el ambiente y precalentar paladares para los siguientes tintos.

MALBEC SELECCIÓN 2015, también sin reposo en roble, fue el primer escalón violáceo. Para muchos, gratísima sorpresa, pues es un producto ligero, frutado (algo abocado), leve, que invita a tomar otra copa.

Luego, llegó la estrella esperada: el nuevo CABERNET CABERNET 2015. Deleite puro, elixir bacanal, que tuvo más de un puñado de “refill” en las copas. Corpulento, de buena acidez, con marcadas notas de pimiento y mentoladas, fue el ganador indiscutido en el histórico Palacio Raggio. Según la enóloga Gabriela Celeste, “dará que hablar por su sofisticación y elegancia. Será nuestro caballito de batalla”, sentenció sobre este particular vino que combina en proporciones idénticas Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

Por último, le tocó el turno al exponente más corpulento y evolucionado: PREMIUM BLEND 2014. En formato 500 ml (ideal para restaurantes), es un complejo corte de Malbec, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon (60%, 30%, 10%, respectivamente).

Cada uno de los vinos fue maridado con exquisiteces del cocinero Benja Elías, que sorprendió con exquisiteces que fueron desde canapés, ceviche y bondiola braseada.

“Hemos compartido una vivencia memorable, en un ambiente relajado, con un público súper interesado en los vinos CONCLAVE. Desde los sibaritas más experimentados a los jóvenes que quieren conocer secretos y virtudes de la bebida de Dionisos, todos disfrutaron la armónica combinación de etiquetas y platos de altísimo vuelo. Brindo por ello”, concluyó Mariano Fresco, que, copa en mano, auguró que regresará para compartir otros momentos inolvidables. 

Etiquetas
Categoría

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

4.9

GOOD

Comentarios