Con acento maorí


Elaborado en los bendecidos terruños de Nueva Zelanda, llega a nuestro país el prestigioso Cloudy Bay Sauvignon Blanc.


Con acento maorí

Cloudy Bay es sinónimo de excelencia en todo el mundillo vinófilo. Su máxima calidad le ha valido importantes reconocimientos y galardones, a lo largo de tres décadas de vida. Afamada y multipremiada, esta bodega neozelandesa basó su éxito en capturar, a través de sus vinos, la calidad y la pureza de la naturaleza.

La buena nueva para los paladares sibaritas argentinos es que uno de sus mejores productos ya se puede conseguir por estos cantos. Se trata del Cloudy Bay Sauvignon Blanc cosecha 2016, acaso la etiqueta de mayor renombre en el país del kiwi. “Es uno de los vinos blancos más célebres del planeta y proviene de Malborough, región vitivinícola muy valorada”, explica el enólogo Senior Tim Heath.

Para su vendimia número 32 la empresa ha capturado en este varietal la esencia de sus orígenes naturales. Su inconfundible aroma, su sabor a frutas maduras y su estructura refinada, lo convierte en un auténtico elixir.

No solo el contenido es de primera. La presentación también ofrece una innovadora etiqueta.  Con materiales cuidadosamente seleccionados, permanece fiel a las notas de lujo que han caracterizado desde siempre al vino. Asimismo, el diseño del rótulo ilustra el excepcional paisaje de niebla que rodea las Montañas Richmond.

"Cada año en el cambio de temporada nos preparamos para este lanzamiento. Desde los inicios venimos perfeccionado nuestro enfoque en la elaboración del Sauvignon Blanc y año tras año condensamos las brillantes características de nuestra asombrosa región en una sola botella, para que todos puedan disfrutarla", agregó Heath.

A imitación de las elogiadas vendimias del 2010, 2014 y 2015, la cosecha del 2016 ha concluido con un clima seco y parejo, presentando altas temperaturas favorables desde la floración hasta el tiempo de cosecha.

 

Notas de cata

Este vino se compone de un sabor intenso a frutas cítricas y a frutas de hueso maduras. A la complejidad y fragancia del vino se suma una intensa mezcla de notas tropicales que incluyen hojas de lima kaffir y el hechizo de un perfume a naranjas florecidas. En la base del vino su acidez reposa elegantemente otorgando un efecto refrescante.

Dónde conseguirlo

El nuevo vino se podrá encontrar a partir de abril en las vinotecas Grand Cru y Terroir de la ciudad de Buenos Aires. De esta manera, Moët Hennessy Argentina amplía su portfolio de vinos tranquilos con la incorporación del vino más reconocido de Nueva Zelanda.

 

Precio: $600


Comentarios